FABO_20240606_112746_0000

Prohibido estar bien!!!

Satanizamos la zona de confort, es lo que esperan de nosotros. Tal vez no hacerlo denota mediocridad y preferimos cuidarnos de eso. Y no es que sea ésta zona donde debamos instalarnos para siempre, sin duda conviene buscar nuestro siguiente paso, hacia donde queremos ir, que haremos la próxima vez. Pero también conviene hacerlo de manera periódica y no permanente. 

Cada vez que cruzamos una montaña queremos encontrar el valle, y nos anima eso. Y cuando hémos conquistado al valle ¿correrémos rápido para llegar a la próxima montaña? Es necesario? Es decir, el valle es el regalo, la recompensa y hay que vivirlo cómo tal…

Hace tiempo escuchaba a alguien decir “Pensamos tanto en lo que no tenemos que no disfrutamos lo que tenemos” y cuantas razón tiene. Es por eso que la zona de confort debe ser un tiempo que también sepamos disfrutar, permitirnos vivirlo sin sentir culpa, sin pensar en que estoy haciendo con mi vida, porque siempre relacionamos la comodidad con la falta de progreso y no es verdad. Necesitamos pasar tiempo en nuestra zona de confort, hemos trabajado para ello. Y luego… escoger el momento adecuado para salir de ella.

He leído varias sentencias al respecto. “El peligro de vivir en la zona de confort” “zona de confort, camino al no futuro” y asi. Comprendo que lo que se busca es animar, e incluso empujar, a las personas a ser más de lo que hoy son. En la teoría está muy bien. Pero la prioridad es animarlas a sentirse a gusto con lo que han logrado y a darle valor, entonces continuar no será una carga.

Recuerdo que un dia leía el Génesis. Según nos cuenta la historia cada vez que Dios creaba algo, venia seguido de un “… y vió Dios que era bueno”

Que significa ésto? 

  • Se detuvo Dios a revisar lo que habia hecho? Asi fue. Dios observaba y valoraba lo que habia construido.
  • Puso en duda su talento? Talvez. Yo solo lo veo detenerse antes de seguir.

Lo que comprendo es que aún Dios se tomaba el tiempo para ver lo que había hecho y reconocerse a si mismo cuan buen trabajo había sido. Sin pensar que era poco, sin pensar que si no lo mejora ahora mismo podría ser tenido por mediocre.

Siempre recuerdo éste texto y me permite dar valor a lo que he hecho hasta hoy. y encontrarme, para mi sorpresa, con que no es poco. Y si continuamos con el mismo ejemplo: al séptimo dia Dios descansó. Asi es, descansó. Lo cual no es poco si consideramos que El es Dios… tu y yo no!!!

Supongo que éste tema hace parte de esas cosas que nadie dice pero que la mayoría sentimos. Si actualmente crees que estás en tu zona de confort disfrútala cómo tal. Es el tiempo en el que podemos pensar de manera general y hasta tenemos el tiempo de hacerlo. Hay espacio para la familia, para planear el próximo viaje, para desempolvar sueños que tenia por ahí cómo escribir un libro o desarrollar una app que venia pensando. La zona de confort es un regalo, la posibilidad de tener tu mente tranquila y tus fuerzas renovadas. Vivamos cada etapa cómo conviene. Y no nos mintamos, sabemos que finalmente lo que buscamos a traves de todo el trabajo que hacemos en nuestra vida es un dia encontrar una zona de confort definitiva.

Menú

© 2024