FABO_20240606_112746_0000

Los miserables del «éxito»

Esta semana tuve la oportunidad de ver la película «The Founder» que relata la fundación de Mc Donald’s. Es de esas películas que te recomiendan si quieres ver historias de emprendedores que puedan inspirarte cuando intentas crear algo grande y cosas así…

Mas allá de la siempre impecable actuación del gran Michael Keaton, una trama cautivadora y una gran ejecución, me encuentro con una constante que me resulta inaceptable por no encontrar otro adjetivo. Y digo una «constante» porque persiste en otras películas de éste tipo que he visto (por ejemplo Jobs, que nos cuenta la historia de apple y sobretodo el camino que Steve Jobs recorrió para lograr lo que fue. Playlist, que aunque es un relato ficticio corresponde medianamente a la historia detras de la creación de Spotify). Películas maravillosas todas pero que han encasillado el «éxito» en unas comillas que simplemente. son tristes de aceptar:

El emprendedor implacable que hace lo que sea para alcanzar sus objetivos, incluso pisotear a los demás. Este enfoque transmite un mensaje equivocado a los espectadores. El éxito en los negocios en realidad se basa en la colaboración, la ética y la creación de relaciones sólidas con clientes, empleados y socios comerciales.

El emprendedor que utiliza tácticas engañosas y manipuladoras para alcanzar la cima. Si bien entiendo que el conflicto es una parte esencial de la narrativa, la representación constante de estas actitudes como una fórmula para el éxito lleva a una percepción distorsionada de lo que significa ser un emprendedor exitoso. La integridad y la honestidad son pilares fundamentales para construir una carrera empresarial sólida y duradera.

El emprendedor ambicioso dispuesto a arriesgar su bienestar personal y sus relaciones para lograr sus metas. Aunque la dedicación y el sacrificio son componentes importantes del éxito empresarial, también es crucial mantener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal. La predicación actual plasmada en éstas películas parece pasar por alto este aspecto fundamental, dando lugar a la impresión errónea de que el éxito solo se logra a través del sufrimiento personal.

Es importante recordar que el mundo empresarial está lleno de ejemplos de emprendedores exitosos que han demostrado que no es necesario ser una mala persona para alcanzar el éxito. La colaboración, la empatía, la ética y la construcción de relaciones sólidas son esenciales para tener éxito en el mundo empresarial actual. Por lo tanto, creo que conviene mirar por encima de éstos estereotipos que se presentan en el cine, porque al final, no saldrá bien. Por más que pensemos que de cualquier forma las personas acá citadas si lograron el éxito, si lo analizas bien lo que han hecho en realidad es plantar viñas para que otros se coman los frutos.

Menú

© 2024